Tag Archives: El sueño de producir vino azul en España se estrelló con la realidad regulatoria

El sueño de producir vino azul en España se estrelló con la realidad regulatoria

MADRID — Los amantes del vino tienen su propio lenguaje para describir cómo se fabrica la bebida y las sensaciones que genera su sabor.

Pero si se trata de describir el color del vino, ¿debería prohibirse la palabra azul?

Un grupo de emprendedores de la región vasca de España retó a la industria vinícola en 2015 cuando comenzaron a comercializar un vino azul con un porcentaje de alcohol de 11,5.

El tinte de tipo neón surge de dos ingredientes naturales, colorante índigo y antocianina, un pigmento vegetal que se encuentra en la piel de las uvas. Desde que comenzaron su producción, Gïk ha vendido más de 120 mil botellas, la mayoría en países fuera de la Unión Europea como Japón, Corea del Sur y Brasil.

Pero en febrero la empresa fue forzada a quitar la palabra vino de sus etiquetas y a cambiar la composición de su bebida debido a un fallo administrativo y una multa, ya que “el término ‘vino azul’ no se encuentra entre las 17 categorías de productos vitícolas” de la regulación europea.

“A ninguno de nosotros realmente nos gustaba el vino normal, que tiene demasiadas normas como si se puede o no tomar con hielo”, dijo Taig Mac Carthy, uno de los fundadores de Gïk. “Nuestra meta era ofrecerle algo a la gente que buscara un vino más divertido y loco. El problema es que queremos revolucionar una industria que lleva siglos sin hacer ningún cambio, y ellos controlan las reglas del juego”.

José Luis Benítez, el director general de la Federación Española del Vino –cuyos integrantes representan tres cuartos de la producción vinícola del país–, dijo que no presentó la queja contra Gïk, que se hizo de manera anónima.

Benítez reconoció que el sector vinícola necesita promover la innovación para atraer a consumidores nuevos y jóvenes, pero añadió que esa innovación debe hacerse dentro del marco regulatorio europeo para proteger tanto a productores como consumidores contra el fraude y los riesgos a la salud.

Un proyecto como el de Gïk, dijo Benítez, es una “iniciativa corporativa laudable, pero hay que respetar las reglas del juego, que son para todos”.

En 2008, otro productor español fue multado por comercializar una “cava dorada” hecha al agregar partículas doradas al espumoso que se produce, en su mayoría, en Cataluña.

Tras suspender la producción por más de dos meses, Gïk retomó las ventas de su bebida alcohólica, que ahora está compuesta por 99 por ciento vino y 1 por ciento mosto para no estar en la categoría de “vino puro”.

Pero la empresa también apeló la multa y lanzó una petición en línea para que la gente se sume a su “cruzada” contra las restricciones para el vino.