Tag Archives: transgénero y queer (LGBTTQ).

Llamado a proteger a los vulnerables tras María

En el aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Comisión de Derechos Civiles advierte que después de un desastre natural se dan situaciones que impactan las garantías ciudadanas

La falta de vivienda y comida, tras el paso de María, es una violación de derechos humanos.

Desplazamiento de comunidades, escasez de vivienda adecuada a causa de los daños provocados por el desastre natural, falta de rigor en cumplir con las leyes de protección ambiental, un aumento en las medidas de austeridad que impondrá el gobierno para operar con una disminución de ingresos… Este es un escenario que se materializa comúnmente en lugares que han sido impactados por desastres naturales y que Puerto Rico está enfrentando tras el embate de huracán María.

Pero, además de los destrozos, los desastres naturales traen consigo amenazas directas a los derechos humanos de los ciudadanos de las zonas afectadas, particularmente aquellos que ya de por sí pertenecen a poblaciones vulnerables, señaló el director ejecutivo de la Comisión de Derechos Civiles, Ever Padilla.

“Los estudios de los temas de derechos humanos han coincidido que después de los desastres se dan situaciones de movilidad, gentrificación, reorganización social, medidas de austeridad, desaceleración económica… Son situaciones que a los primeros que afectan son a los más pobres y necesitados”, sostuvo Padilla.

El 10 de diciembre se cumplen 69 años desde que la Organización de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Este documento, creado tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, expone los ideales a los que la comunidad internacional debe aspirar para crear una sociedad más justa y equitativa, en la que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades de tener una vida digna, expuso Padilla.

El derecho a la educación, la salud, el trabajo, a una vivienda adecuada, a la libertad de pensamiento, a igual protección de las leyes y a la propiedad son algunas de las garantías contenidas en la carta de derechos, la cual sirvió de inspiración hace 65 años para la redacción de la Constitución del Estado Libre Asociado.

La falta de refugios y viviendas seguras para las personas sin hogar tras el paso del huracán María es una violación a los derechos humanos que ya se ha reportado en la isla, detalló Padilla. El discrimen hacia las personas por su identidad de género u orientación sexual al momento de solicitar asistencia económica por los daños es otra, añadió.

A la lista se suman la carencia de opciones para que los niños con diversidad funcional recibieran servicios educativos o de terapias, la falta de asistencia médica adecuada para personas en los hospitales, el abandono que enfrentaron adultos mayores que no podían salir de sus hogares debido a la falta de servicio eléctrico y de agua potable, la posibilidad de sacar a miles de beneficiarios del plan de salud del gobierno ante los recortes presupuestarios…

Previo al embate del huracán María, la Comisión de Derechos Civiles recibía unas 125 querellas mensuales. Desde que retomaron las labores el 9 de octubre, se han recibido -en promedio- 65 querellas al mes entre octubre y noviembre. No obstante, las denuncias recibidas en ese período aún están siendo procesadas y colocadas en una base de datos, pues la mayoría se trabajaron en papel debido a los problemas de telecomunicaciones y de servicio energético en el país, explicó el director ejecutivo.

Ante esta realidad, la Comisión se dio a la tarea de identificar las poblaciones en riesgo en las cuales se iban a enfocar en este período tras el huracán: las personas privadas de libertad, las personas sin hogar, los adultos mayores y los miembros de la comunidad lésbica, gay, bisexual, transexual, transgénero y queer (LGBTTQ).

“Son muchas las situaciones que se están dando”, soltó Padilla.

El director ejecutivo de la Comisión reconoció que uno de los principales retos para hacer valer los derechos humanos de los ciudadanos en Puerto Rico es la falta de conocimiento y de educación en torno a ellos.

Asimismo, existe una creencia de que el disfrute de los derechos humanos está a atado a la disponibilidad de recursos económicos, por lo cual -por ejemplo- se tiende a responsabilizar a las personas por no tener un techo seguro en vez de cuestionar la falta de políticas públicas que aumenten la disponibilidad de viviendas asequibles, destacó Padilla.

Pero las amenazas directas a los derechos humanos no afectan solo a Puerto Rico, sino que ebullen actualmente a nivel mundial. Los sentimientos nacionalistas que han despuntado en Europa y Estados Unidos en los últimos años y la llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense suponen un aumento en los golpes a varias de las garantías plasmadas en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

El rechazo a los refugiados que salen de países en guerra en busca de un lugar seguro, las políticas en contra de los inmigrantes, los ataques a la libertad de religión o a las expresiones culturales son algunas de las maneras en que se violentan estos derechos.